Resumen viajero de todo un año



Siempre que acaba un año se suele hacer recuento de todos los propósitos que 365 días atrás nos hicimos, y casi siempre las promesas iniciales de enero suelen coincidir con las del resto de los mortales. A saber: ponernos a dieta o comer lo más saludable posible, dejar de fumar, hacer más ejercicio o apuntarse al gimnasio, terminar de pagar una deuda, ahorrar para las vacaciones de verano,...y un largo etcétera.

Esos propósitos son los motores de nuestro día a día, son las pequeñas ilusiones, los minúsculos deseos que sacamos a la luz en distintas conversaciones, planes que con un poco de suerte se cumplirán: me quitaré diez kilos para la boda de mi prima, terminaré de pagar el coche, visitaré en verano a fulanita de tal, a ver si aguanto un par de meses sin un cigarrillo que llevarme a los labios,...y casi siempre se cumplen porque la esperanza de que se realicen es tal que invertimos toda nuestra energía para que se hagan realidad.

Eso es lo que yo he debido emplear todo este 2016, unas buenas dosis de energía e ilusión para poder abarcar a tanto proyecto, no solamente viajero. Pero como lo que toca ahora es hablar de viajes, daremos juntos una vuelta por los lugares que captaron mi atención este año y me hicieron disfrutar de lo lindo.


Enero: Empecé el año planteándome mi gran viaje de verano. Confieso que no tenía ni la más remota idea. Me tentaba mucho el sudeste asiático pero...no lo tenía nada claro así que ni corta ni perezosa me fui a FITUR en busca de inspiración....jejeje..... FITUR es la feria del turismo en Madrid. Todos los años (desde hace 36) se celebra en IFEMA y siempre en enero, es muy recomendable acercarse hasta allí. Es casi obligatorio para todo viajero que se precie. Hay stands de todas partes del mundo prácticamente, están representados casi todos los países de los 5 continentes y la información que se puede conseguir para montar tu propio viaje es muy eficaz y provechosa. Y no sólo eso, allí se consiguen mapas de cualquier zona del mundo que de otro modo sería difícil.







Además tuve la suerte de conseguir entrada gratis a FITUR, me invitaron a una quedada viajera de Bloggers, toda una gran experiencia. Cientos de personas asistimos y nos lo pasamos genial escuchando historias viajeras de blogueros que dedican su vida y su trabajo a recorrer mundo.
Allí el gusanillo de viajar no hace más que crecer y crecer.

Marzo: Y llegó la semana santa y me perdí por el norte de Europa. Dinamarca fue mi destino.
Confieso que era un viaje apenas preparado. Había leído muy poco sobre Copenhague, pensé que era pequeñita y asequible y así fue, la pateé de cabo a rabo (que es realmente como se conocen las ciudades)

Creo que fue influencia de la película "La chica danesa" la razón de ser de mi visita a esta hermosa y tranquila ciudad.



Es alucinante la cantidad de bicicletas que hay por todas partes. Están sus habitantes bastante concienciados del uso de este medio de transporte tan económico y nada contaminante. Cada vez que salgo fuera de nuestro país es lo que más abunda en las calles, bicicletas, y siento una envidia sana. Sé que España en esas cuestiones vamos más lentos pero poco a poco la bicicleta va cobrando su importancia como medio de locomoción y se están llenando ya las ciudades de más carriles bici, afortunadamente!




El famoso Nyvavn, paseo marítimo, canal y zona de ocio que data del s. XVII. Bonito por sus casitas de colores y muy animado siempre debido a que todo son restaurantes y terrazas.




Y por supuesto la Sirenita. Muy pequeñita y muy alejada de la ciudad. Hay un paseo muy agradable hasta llegar al lugar, eso sí, para hacerte la foto tienes que coger número como en la pescadería!....jejeje, bromas aparte, lo cierto es que está atestado de gente. Es muy muy popular y la ciudad acoge a diario cruceros con lo cual la Sirenita siempre está acompañada.




Julio: Este mes lo empecé cogiendo un avión el mismo día 1. El día anterior aún estaba en el instituto, ni me lo podía creer!!
Destino: Hamburgo. Proyecto: asistir al concierto de COLDPLAY......siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
Siete meses antes ya tenía entrada, vuelo y hotel.
Ver a Chris Martin y a su banda era un auténtico sueño!! Y lo conseguí!! Además en primeríiiisima fila!!
Veinticuatro horas en Hamburgo tan solo para ir al concierto....Una locura??? Sí, de esas de juventud!!...jejeje



Perdonad la expresión pero fue orgiástico!!








Pero como no tan solo de conciertos vive el hombre, a mitad de mes cogí la maleta y de nuevo un avión  y me fui a Cinque Terre. Es un lugar que apenas nadie escuchó hablar de él, y me encantaaaa. En pleno verano se hace difícil encontrar una zona que no esté masificada.

De esta parte de Italia (Liguria) hablaré más extensamente en otra entrada, mostrando los cinco pueblos de casas de colores que penden de acantilados, una maravilla sin igual. Recorrer esos pueblos es bien fácil, hay trenes y barcos e incluso senderos que te facilitan su visita, al fin y al cabo las distancias entre unos y otros son de 3, 4, o 5 kms. Muy asequible.






Hermoso, ¿verdad?




En una de esas caminatas por esos acantilados tuve un percance, una dolorosa caída que me impidió volar hasta Escocia en agosto teniendo así que cancelar mi viaje. Pero da igual, ya iré! 




Agosto: Y llegaron los 42 grados a mi tierra, y yo fastidiada pensando que mi caída me iba a estropear el resto del verano. No me hacía a la idea de estar 31 días sin hacer gran cosa más que piscina y aire acondicionado (y es que de todo se cansa una). Y como soy culoinquieto y mi cabecita no hace más que pensar y pensar llegué a la conclusión de que si me quedaba en territorio nacional y seguía con las molestias pues con darme la vuelta y regresar a casa....
Así que monté un viajecito rápidamente: Soria, Logroño, Bodegas Marqués de Riscal y Atapuerca.
Hala!! A mí me hace ilusión todo lo que conlleve tener que hacer una maleta...jeje...ya perdí la cuenta de las veces que las he hecho y deshecho.

¿Qué iba buscando en este viaje? Lo tuve muy claro desde el principio: ir a mi aire, con mi coche, recorrer pueblos, conocer a sus gentes, descubrir castillos y fortalezas, y empaparme de tranquilidad. Me regalan unas vacaciones en agosto en primera fila en la Costa del Sol y juro que las regalo!


Y emborracharme de paisajes castellanos, de amplias llanuras, de amarillos y ocres...



Me fascinó y me sedujo Soria. Es una provincia desconocidísima, una lástima. He de volver por más tiempo, desde luego. Quedé en el tintero tantas y tantas cosas. Soria tiene un patrimonio románico impresionante, unos pueblecitos de escasa población pero con fortalezas y castillos, diseminados por toda su provincia....una maravilla!!




He de confesar que me dí un capricho durante este viaje. Soñaba desde hacía tiempo disfrutar del imponente y sensacional edificio que Frank Ghery construyó enmedio de la rioja alavesa justo al lado de un pueblo llamado Elciego. Me refiero a las Bodegas de los herederos de Marqués de Riscal.
Llamé y concerté una visita guiada por las bodegas y de paso reservé mesa con vistas para comer en la terraza del hotel. Un caprichito de nada...









¿Qué más lugares de interés había cerca? Atapuerca!! Of course!! Allá que fui, a ver los yacimientos.
Lo primero que hicieron: ponerme un casco! Es una visita obligada a lo más remoto de nuestros orígenes. Tres horas un guía con una paciencia infinita y muchísimo amor a su trabajo fue lo que allí me encontré. Muy emocionante desde luego.





Pero en mi viaje por tierras castellanas también visité el Cañón del Río Lobos. Los amantes de las aves rapaces estarían encantados de ver la mayor concentración de buitres sobrevolando sus cabezas.
Un paraje espectacular, un sendero bien señalizado, una experiencia única.
Ahí estoy yo, a mediodía, con un sol de justicia dispuesta a explorar y recorrer lo que se ve detrás...El Cañón!




Septiembre: Con lo cerquita que tengo de casa la playa (unos 300 kms), siempre me había quedado con las ganas de acercarme a Doñana, recorrer el parque natural y disfrutar de sus inmensas y vírgenes playas. Y así lo hice en un puente.
Pero de entre todas ellas hay una a la que sólo se puede bajar a través de una cuerda (y no es broma). Mirad:



El acantilado del Asperillo.
Su acceso está realmente escondido. Es una belleza contemplar desde un punto tan alto la inmensidad del mar!



Noviembre: Cualquier época del año es excelente para salir de la zona de confort...jejeje....y aunque noviembre es un mes con lluvias y viento, eso no me frena nunca!
En este mes asistí a la Feria Medieval de Cáceres. Se celebra todos los años por estas fechas.
Cáceres es Ciudad Patrimonio de la Humanidad con un casco histórico de infarto, donde se ruedan constantemente películas. Este año, entre otras: Romeo y Julieta, Juego de Tronos, La catedral del mar, Still Star Croosed.....¡Cáceres es una ciudad de película!!









Diciembre: En este mes disfruté de mi viaje más reciente. Tenía un puentazo, seis días y pillé un vuelo a Basilea para disfrutar de la Navidad en la Alsacia. Y no solamente allí.
Colmar, FriburgoBerna, Basilea y Estrasburgo, ciudades con un encanto especial en cualquier época del año, y en Navidad mucho más!



¡Qué frío pasé! Menos mal que me calentaba las manos con un exquisito Gluhwein, vino especiado típico de estas fechas en Centroeuropa.


Pero mi año viajero no termina aquí. Aparte de realizar viajes al extranjero y practicar turismo nacional (cosa que siempre me echan en cara: tú mucho viajar fuera pero...¿y lo que tenemos en casa?)... También he disfrutado de la playa cientos de veces, ya sabéis, mi refugio, mi casa, mi mar.





Y de algún otro placer confesable al borde de la piscina....jeje



También he observado la naturaleza yendo de rutas senderistas, disfrutando de buena compañía, del entorno, y de los colores de mi Extremadura querida. La ruta del castillo de Mohedas, por la Sierra de San Mamede, por Puente Ajuda,...



Como todo soñador que se precie, mi cabecita bulle de proyectos viajeros que, se cumplirán o no, pero que desde ya estoy trabajando en ellos, en planificarlos y conseguir toda la información posible. Y estos proyectos son:
- Por supuesto visitar FITUR en unos días para....
- ... planificar mi sueño de este agosto: Canadá, Las Rocosas. Ahí es nada!
- Proyecto para Mayo: el Keukenhof, campos de tulipanes de Holanda.
- El Caminito del Rey, Málaga
- Viajar a Nápoles con mis hijos en julio y recorrer con ellos Pompeya, Herculano, subir al Vesubio, visitar Capri...
- Y por supuesto Viena en Nochevieja. Escribir a la organización del Concierto de Año Nuevo a ver si pillo entrada.
- Y seguir visitando Madrid con frecuencia, disfrutando de la playa y haciendo senderismo los fines de semana.
- Ahhhh, se me olvidaba mi vuelo en avioneta!! Siiiii, me lo regalaron en mi cumple! A ver si llega mejor tiempo y lo llevo a cabo. Otra hermosa experiencia más que anotar.

Y seguro seguro que enmedio de todo esto surgen un montón de planes más, de estos improvisados, con los que nunca cuentas y que no por no estar planificados salen mal sino todo lo contrario, son los mejores!!



Esta entrada se la dedico a todos los soñadores que no son capaces de realizar sus proyectos. Tenéis que saber que:
La vida es muy bonita.
La vida sólo es una.
La vida hay que vivirla, disfrutarla, sentirla.
Si fueras consciente que cada día, hora y minuto que pasa ya no vuelve....

¡¡Levántate del sillón y muévete!!

La magia de la Navidad


" Once upon a time..." así comienzan todos los cuentos. Así quiero empezar yo el mío, el cuento que me atrapó estas navidades y del que me costó mucho salir.
Quiero mostrar la magia que yo sentí paseando por las calles de Colmar, una preciosa villa de la Alsacia francesa.

Inicio pues mi relato...




Once upon a time (Érase una vez) una cabecita viajera en busca de un destino navideño relativamente cercano, lleno de todos los ingredientes necesarios para el disfrute en estas fechas de Papá Noel, con mucho encanto, con muchos Chistmas markets, vamos! un lugar en el que se pudiera respirar ese ambientillo, me causara fascinación y se pudieran tomar buenas fotografías.

Jamás escuché nada sobre esta ciudad, es más, cuando oí por primera vez su nombre tuve que tirar de enciclopedia (I must confess you...)


Hace un par de años Isaac y Paula me la mostraron a través de su blog Chavetas y la verdad que fue todo un maravilloso descubrimiento. Ellos viajaron a Colmar en diciembre y desde entonces ese destino palpitaba en mi interior. Necesitaba el tiempo justo y necesario para darle forma y hacerlo posible, y....voilá, el puentazo de este mes de diciembre me lo estaba poniendo en bandeja y, claro, no podía decepcionar a mi destino que me señalaba a voces Colmar....jejeje.





Colmar, "la magia de la Navidad". Sugerente slogan.

Y es que nada más bajarte del tren y andar un poquito te adentras ya en el cuento....

Le Place du Champs de Mars te da la bienvenida engalanada para la ocasión.
Me emocionó y mucho esa Marché aux Sapins (camino de abetos) tan monos ellos, alternando colores, verdes y blancos, apuntando con perfecta perspectiva al centro del parque. Además me encontré con la típica neblina de estas fechas que envolvía la ciudad.

Ya en ese momento estaba yo inmersa en mi fairy tale.


Caminando caminando iba descubriendo una ciudad limpia, más que eso, impoluta y casi en silencio, monacal más bien. Yo no sé si era por los cero grados que casi rozábamos lo cierto es que cuando salgo de España siempre me suelo encontrar a personas cuyo tono de voz nada tiene que ver con el nuestro, y es curioso.




El primer mercadillo que apareció ante mí estaba ubicado en la Plaza de los Dominicos.

A estas horas tan tempranas no suele haber mucha gente. Mejor! pensaba yo, así podré curiosear a mi ritmo, disfrutar de cada puestecillo más detenidamente, oler, tocar, preguntar,...

Ni qué decir tiene que en estos mercadillos hay una extensa y variada oferta de productos típicos navideños y no tan típicos, quiero decir que aparte de figuritas para el belén y toda clase de objetos para la decoración navideña también te puedes encontrar tenderetes con productos culinarios, gastronomía típica de la zona, objetos de cuero, plata, abalorios, puestos con artesanía, ropa de abrigo y calzado, velas, jabones, espejos, perfumes y esencias,....todo un universo de antojos varios que hace que a cada paso te enamores de algún pequeño capricho para llevarte.

Imposible cargar con todo!!
















Si he de destacar uno de los productos estrella de la gastronomía francesa....su paté. Decir EXTRAORDINARIO es poco!! Estaría el día entero sentada con una hogaza de pan, paté va, paté viene...jejeje...qué rico!! Aunque la cocina alsaciana es conocida por especialidades tradicionales elaboradas, como el cocido baeckeoffe, las tartes flambées oflammekueche, el fleischnackas y en especial por la choucroute, yo me quedo con mi paté.









Lo que hace verdaderamente hermosa a esta ciudad es sin duda su típica arquitectura, sus casas con travesaños de madera en las fachadas.
Indigando sobre este modo tan peculiar de construir en esta zona (La Alsacia francesa, Baja Sajonia, Selva Negra alemana) me enteré de lo siguiente:

El entramado de madera consiste en combinar una estructura de vigas de madera con un relleno de otro material: adobe, mampostería,...
Este sistema constructivo fue el más usado  hasta la aparición del hormigón armado.
Una gran ventaja: construir así no requería demasiados conocimientos especializados y era de gran resistencia y además el entramado soporta suficientemente las cargas del edificio.

Las vigas de madera son visibles puesto que  la madera se hincha o se deshincha con los cambios de humedad y esto puede hacer saltar el revoco que tiene delante, por lo tanto es más útil dejar la madera a la vista. Y es ahí donde comienza la versión del entramado que más abunda actualmente, con el armazón visible.

Un requisito imprescindible: la rápida evacuación del agua de lluvia, puesto que no hay nada más dañino para la madera que la permanencia continuada de la humedad. Por eso, en las poblaciones en las que abunda el entramado se suele ver que las plantas superiores vuelan sobre las bajas para permitir que el agua caiga directamente al suelo sin resbalar por el muro.

Por lo tanto, en toda esta zona geográfica con tan alto índice de pluviosidad, este tipo de construcción era la más adecuada.

Otras zonas en España donde se encuentran estos entramados: Las Hurdes (norte de Cáceres) y  La Alberca (Salamanca),...zonas preciosas y recomendables también.




Éste tipo de edificación data de los siglos XVI y XVII.

Las vigas se podían desmontar con mayor o menor facilidad y así poder montar la vivienda en otro lugar si el propietario lo necesitaba.
Los espacios entre las vigas se rellenaban de ladrillo muy rústico en las ciudades y de adobe en los pueblos y villas.
Las casas entramadas no se consideraban bienes inmuebles, a la hora de tributar, si no más bien bienes de carácter mobiliario.







El gusto de estos alsacianos para decorar es digno de mención. No puedo imaginar, por ejemplo, el día que se ponga a llover con fuerza o sople un vendaval,  dónde irán a parar todos los ositos, perritos de peluche, estrellitas, y un largo etc de monerías que cuelgan en sus ventanas y establecimientos.







Mi continuado paseo por las maravillosas calles de Colmar me lleva al siguiente mercado navideño, el de la Plaza de Juana de Arco, lugar que reconstruye a la perfección el ambiente de una villa alsaciana. Su oferta: delicias culinarias, vinos, licores, dulces...y ese olor a chocolatito caliente!





Cuando ya llevas días visitando mercadillos de Navidad piensas que ya ninguno puede sorprenderte, que todos son iguales y que es un poco más de lo mismo. Pero si te fijas te darás cuenta que aunque los productos que ofrezcan son repetitivos, los puestecillos, su diseño, ornamentación, su ubicación y colorido son bien diferentes en cada lugar.

Esta zona ofrece mercados en lugares tan distintos como Estrasburgo, Friburgo, Berna, Basilea, Kayseberg, Riquewihr,...y los he visitado en una gran mayoría y desde luego no hay dos iguales, puedo asegurarlo. Como tampoco hay dos villas de casas de entramados de madera iguales, por mucho que se parezcan.

Pasen y vean...


































La exuberante ornamentación de ventanas es la tónica general por esta zona de Francia y Alemania. El derroche de trabajo e imaginación es ilimitado.
Realicé cientos de fotografías a cientos de edificios que me sorprendieron a cada paso que daba y que a continuación muestro. Es una pequeña selección para no cansar.

















































Con un intenso frío y un montón de vinos calientes esperaba impaciente la caída de la tarde. Sobre las 16,30 h el día tocaba a su fin y era entonces cuando el verdadero espíritu de la Navidad sobrevolaba la ciudad.
Si hermosa era de día, de noche lucía espectacular.




E incluso los mismos puestecillos de la mañana se veían especiales y diferentes a la luz de las múltiples hileras de diminutas bombillas de colores que hacían más acogedor, si cabe, cada tenderete.







Estaba agotada. Debía coger el tren. Salir del cuento por el mismo pasadizo, por la misma puerta por la que entré a él: el paseo de los abetos. Me acompañaba la misma bruma, más espesa si cabe. Me fui sintiéndome protagonista de ese día, satisfecha de haber podido cumplir una vez más otro deseo, afortunada por el día vivido aquí y deseando compartirlo a través de este medio.

Y como suelen terminar los cuentos, fui feliz y comí perdices!...jejeje

No os perdáis Colmar. No al menos en Navidad.




Esta entrada se la dedico a Isaac y Paula, los Chavetas Chavetas una pareja de enamorados de sus vidas y de sus viajes. Sin ellos este lugar hubiera permanecido oculto quién sabe cuánto tiempo más. Gracias, muchas gracias a los dos por inspirar mis viajes.