Castillos del Loira I, Francia




Loira no es una región francesa. Loira es el nombre de un río que nace en el Vivarais, al este del Macizo Central, al sureste de Francia. Su origen son hilos de agua, muchas pequeñas fuentes y arroyos que convergen gradualmente.
 Es el río más largo del país. Mil trece kms  lo atraviesan y va a morir al Océano Atlántico, al Golfo de Vizcaya para ser más exactos.

Este río es muy singular porque tiene algún que otro aspecto digno de mención:  es el menos afectado por el desarrollo humano puesto que carece de embalses y su curso es totalmente libre por lo que todos los años sus márgenes se inundan provocando fértiles beneficios en los cultivos de sus riberas, sus afamados viñedos. A lo largo de su recorrido aparecen una serie de fortalezas, casonas, palacetes, castillos, jardines, ....

                                                                                                                                                                                                 Todo comienza en 1415 (Batalla de Azincourt) Tras una derrota militar, Carlos VII es obligado por los ingleses a desalojar París y se refugia en esta zona donde ya existían fortalezas. Las ventajas de esta región, como ya apunté antes, era su tierra fértil y muy productiva. La nobleza en principio se refugió aquí por obligación, descubriendo más tarde todas sus ventajas para el disfrute. Es entonces cuando pasa a denominarse "El Jardín de Francia" Cuando llegó la paz al país, comenzó una carrera de bellísimas construcciones arquitectónicas sin igual.

El Loira salpica cinco regiones francesas: Ródano-Alpes, Aubernia, Borgoña, Centro y Países del Loira.

Este río atraviesa ciudades tan conocidas históricamente como Nantes, Blois, Saumur, Tours, Amboise, Angers, Orleans,...y es en esta última, situada en la mitad del curso del río, donde empieza el afamado y espectacular VALLE DEL LOIRA, un recorrido por 450 km en donde el río reverencia y despliega todos sus encantos para bañar a unas tierras más que productivas.




El Valle del Loira se registró como tal en el año 2000 en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Esta apelación comprende el curso del río que va entre las ciudades Sully-sur-Loire y Chalonnes-sur-Loire.

Esta amplia introducción sirve para relatar más que con palabras con imágenes, uno de mis viajes de este verano, el más largo, como el mismo Loira.

Ardua tarea organizarme de tal modo que en dos semanas yo pudiera disfrutar no de todos sus 200 castillos pero sí de un buen puñado de ellos. Y así fue. Conseguí visitar unos 50 castillos que son los que muestro a continuación.

Esta es la primera parte, en una próxima entrada mostraré el resto.

A disfrutar!!!



Castillo de Chambord. Impresionante. Situado en el corazón del mayor parque forestal cerrado de Europa. El gran sueño de Francisco I, ¨el príncipe ingeniero¨. Una inmensa y ambiciosa creación edificada para ser tan solo disfrutada por su dueño, gran amante de la caza, durante 72 días.


Castillo de Troussay. Su construcción se remonta al s. XV aunque el primer propietario conocido fue Robert de Buggy, señor de Troussay y primer escudero del rey Francisco I.


Castillo de Villesavin. Este castillo renacentista anuncia la llegada del clasicismo. Mandado construir por el secretario de finanzas de Francisco I, sobre un antiguo caserío.


Castillo de Chamerolles. Data del s. XVI. Fue saqueado y destruído completamente durante la II Guerra Mundial. Desde 1970 pertenece al estado francés que realizó una importante reforma. Hoy en día se puede visitar su Museo de los Olores y Perfumes. Sin duda muy recomendable.....y curioso!


Castillo de Chaumont. Bellísimo, para mi gusto. Este castillo perteneció sucesivamente a Catalina de Médicis y a su rival, Diana de Poitiers....algún día contaré la historia...De Junio a Octubre, en los alrededores del castillo, tiene lugar el Festival Internacional de los Jardines, es algo que al menos una vez en la vida nadie debería perderse.


Castillo de Talcy. Dos curiosidades: en este castillo se celebró, en 1562, la Conferencia de Talcy, la última reunión entre católicos y protestantes. Por otro lado, uno de los últimos propietarios del castillo, Albert Staper, fue el primer traductor del alemán Goethe.


Castillo de Langeais. Fortaleza medieval del s. XV. En 1491 tuvo lugar aquí el enlace entre el rey Carlos VIII y la duquesa Ana de Bretaña. En su interior se pueden admirar auténticas joyas: mobiliario y tapices de los siglos XV y XVI.


Castillo de Bellegarde. Edificado por Nicolás Braque, tesorero mayor real, a partir de 1355 y sobre una antigua torre del homenaje. Se puede visitar de Junio a Septiembre tan solo el primer sábado de cada mes.


Castillo de Gizeux. Este castillo está constituído por varios elementos arquitectónicos que van desde el medievo al renacimiento. Dispone de 5 habitaciones donde aparte de alojamiento y una exquisita cena, el inquilino puede disfrutar de un maravilloso y singular recorrido nocturno por su interior y a la luz de las velas....único!!


Castillo de Meng-sur-Loire. Perteneció durante más de cuatro siglos a los obispos de Orleans. Tras la Revolución Francesa, fue reconvertido en una prisión.  Albergó en su día a invitados tan ilustres como Juana de Arco y Francisco I.


Castillo de La Bourdaisiere.  Construído en el s. XVI por el rey Francisco I para su amante, Marie Gaudin. Durante la II Guerra Mundial fue ocupado por los nazis. Una década después su mobiliario se subastó y el gobierno lo convirtió en un hogar para ancianos. En la actualidad es un maravilloso hotel boutique con un encanto muy especial.


Castillo de Sully-sur-Loire. Auténtica fortaleza que data del s. XIV. Toma su nombre de un general romano llamado Sullius. Albergó a Voltaire en 1715 tras huir de París. De los pocos castillos del Loira que cuentan con foso.



Castillo de La Bussiere. También llamado Castillo de los Pescadores, quizás al estar rodeado de agua o por albergar una colección de obras sobre la pesca de agua dulce. Esta imponente residencia fue escenario de un sangriento capítulo de la Historia: la matanza, a manos de los protestantes, de un grupo de sacerdotes de Gien que se refugiaron en este lugar durante las Guerras de Religión, en época de Luis XIII.


Castillo de Montresor. Enclavado en uno de los pueblos más bellos de Francia. Elegante castillo renacentista de finales del s. XV y aunque fue demolido, a final del s. XIX, un conde polaco lo compra y reconstruye. Sus descendientes aún ostentan la propiedad del lugar.


Castillo de Valencay. George Sand escribió sobre él que: éste era el lugar más bello de la Tierra. La arquitectura exterior muestra los tres órdenes: Dórico, Jónico y Corintio. Fernando VII y Carlos IV residieron en este lugar durante la invasión francesa de España.


Le Chartreuse du Liget. Este antiguo monasterio está ubicado en el corazón del bosque de Loches. Hoy en día esta mansión está ocupada por  la condesa de Guy Boula Mareuil



Castillo de Loches. Hermosa  Loches, Allá por el s. XI se convierte en ciudad medieval gracias a las luchas entre los condes de Blois y Anjou. Durante el s. XII fue ocupado por Enrique II de Inglaterra y Ricardo Corazón de León. luis XI lo utilizó como prisión estatal y durante la Revolución de EEUU, éstos utilizaron esta fortaleza como prisión para los ingleses capturados.


Castillo de Vendome. En el año 1034 tuvo como preso a un ilustre: el conde de Poitiers. La reina Juana II de Navarra y Henry IV de Francia se casaron y residieron aquí. Poca construcción queda ya en pie.


Castillo de Valmer. Después de que en Octubre de 1948 el fuego destruyera el original castillo, hoy sólo queda en pie el Petit Valmer que refleja la arquitectura de su tiempo. De tradición vitivinícola importante, cuentan con 28 ha de viñedos desde 1888, todo un arte y filosofía de vida.


Castillo de Rochecotte.  De finales del s. XVIII. Se asemeja a una villa italiana por su corte elegante y aristocrático. En 1980 fue vendido. Ahora es un espectacular hotel de magníficos salones y refinadas habitaciones.


Castillo de Noizay. En este encantador castillo del s. XVI y de preciosas vidrieras tuvo lugar un desagradable episodio: un grupo de protestantes hugonotes llamados los conspiradores de Amboise, urdieron un plan, secuestrar al joven Francisco II. Desde 1992 es un hermoso hotel con vistas a los viñedos de Noizay.


Castillo de Cheverny. Es uno de los más elegantes del Loira. Pertenecen a la misma familia, financieros y oficiales al servicio de varios reyes desde hace 6 siglos. Del original castillo del s. XVI quedan pocos vestigios. Uno de sus primeros moradores fue Diana de Poitiers, amante de Enrique II. Abierto al público, cierra todos los martes. Anualmente es visitado por 350.000 personas.


Castillo de Champchevrier. Situado en medio de un tupido bosque.  Construído en el Renacimiento y embellecido en el s. XVIII. Los reyes Luis XI y Luis XIII acostumbraban a visitarlo en días de caza. Posee los tapices mejor conservados de todos los castillos de la zona.


Castillo de Fougeres-sur-Bievre. De arquitectura sobria y poderosa. Con torreón y ntrada con matacanes. Mandado a construir por el tesorero de Luis XI quien deseaba tener un castillo defensivo en terreno llano.


Si tuviera que elegir un lugar .....sería una elección muy complicada porque todo lo reflejado en esta entrada no son más que fotografías y breves textos de acompañamiento, el verdadero alma y la atmósfera que los envuelve están en aquellos lugares del Loira que dejé atrás hace ya casi un mes. No se pueden fotografiar los olores que desprende el césped recién cortado de los jardines que circundan estos castillos, ni los amables gestos de la gente que me voy encontrando en cada visita, ni las sensaciones producidas al descubrir rincones insólitos y escondidos, ni el gusto que da pasear por esas enormes extensiones de campos salpicados de florecillas, la brisa en la cara conduciendo con la ventanilla bajada, todo eso no se puede expresar a través de una fotografía. Todo eso está allí, aguardando a ser descubierto por viajeros audaces y aventureros.

Perderse entre castillos, rodearse de historia y viñedos...fue lo más este verano. Muy recomendable para quien lo sepa apreciar.

Esta entrada se la dedico a toda la gente que conocí y que están muy presentes...a Severine y a su hija Lorena, a Nacho y Maite, a Alice y su madre Agnes, a Guillaume, a Hervé, a Néstor y a su mujer, a Sandrine, a María, a Pierre,....todos y cada uno hicieron de mi estancia en Francia una aventura inolvidable.

Va por ellos!!




5 comentarios:

  1. Preciosa entrada, preciosas fotos. Pero considero que tienes razón, a pesar de la belleza de las fotos, las emociones que se viven al apreciar aquel entorno son indescriptibles.

    Fue un placer encontrarte, conocerte y muy interesante conversar contigo.

    Un abrazo, Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maite!! Qué alegría me has dado al saber de tí. Cuánto os eché de menos en Tours....Jejejeje...aquellas cenas, aquellos vinos, aquella casa,....qué buenos recuerdos!! Os llevo en mi corazón. Recuerdos a Nacho y un beso enorme para los dos....Ah, y no se os olvide que el placer fue mutuo. Un abrazo grande grande.

      Eliminar
  2. Desde luego todo un placer para mí leer este post, tengo unas ganas locas de conocer esta zona y sus edificaciones, desde luego una maravilla para la vista. Gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Paz. no lo dudes y ves a visitarlos. Aún tengo pendiente otra entrada pues fueron 50 los castillos los visitados, pero...la vida no me da para tanta cosa que tengo en mente. Ay Dios mío, quizá en la otra vida....

      Eliminar